Vivir en Sant Cugat, el privilegio de pocos

Tranquilidad, comercios, buenos colegios, cerca de la naturaleza y a escasos 10 kilómetros de una gran ciudad. ¿Quién no querría vivir en Sant Cugat? 

Con esta descripción seguro que el pueblo colindante a la ciudad condal se ha vislumbrado como una buena opción para vivir y asentarse. Y de hecho, si piensas así, debes saber que no eres el único/a. 

En esta situación post pandemia, donde las ciudades han pasado a convertirse en un lugar secundario, cada vez son más las personas que han optado por alejarse de los centros de la ciudad para así, residir en localidades con mayor calidad de vida.

Esta situación la hemos podido ver en los alrededores de Barcelona, donde la compra de pisos en Sant Cugat del Vallés se ha disparado desde hace unos meses hasta ahora y es que no son pocos lo que han sucumbido al encanto de esta población. 

Eso sí, a mayor demanda mayor dificultad para poder encontrar un hueco en este edén, y es que Sant Cugat se ha convertido, sin duda, en un paraíso que solo unos pocos pueden disfrutar. 

5 razones por las que vivir en Sant Cugat del Vallès

Zonas verdes

Uno de los mayores beneficios de esta localidad es la gran cantidad de parques, jardines y zonas verdes que tiene tanto dentro de la localidad, como en los alrededores. 

Colindante al Parque Natural de la Sierra de Collserola, al cual se puede acceder andando desde las calles de la ciudad, lo convierte en una localidad perfecta si te gusta el deporte al aire libre. Si eres más urbanita dentro de su territorio también podrás encontrar una gran cantidad de parques y jardines en los que pasear, disfrutar del aire libre y entretener a los niños. 

De hecho, sus parques urbanos cuentan con grandes zonas de recreo para los más pequeños, entre los que destaca el ​​Parc Turò Can Mates con sus gigantes toboganes, de los cuales disfrutan tanto los hijos como los padres. 

Cercanía a la gran ciudad

Separados por una distancia de escasos 10 kilómetros, es posible llegar a Barcelona en menos de 20 minutos. Esta cercanía es sin duda uno de los grandes atractivos de esta localidad y uno de los principales motivos por los cuales cada vez más la gente renuncia a comprar vivienda en Barcelona, ya que te permite disfrutar de la calidad de vida de un pueblo o ciudad pequeña sin renunciar a los grandes atractivos y ventajas que ofrece una gran metrópoli. 

Con buenas comunicaciones tanto por carretera como por tren es posible llegar al centro de Barcelona más rápidamente que lo que se tarda en llegar al centro desde otros del interior de la ciudad. 

Buenas comunicaciones

Ligado al punto anterior se encuentran las buenas comunicaciones terrestres y ferroviarias que tiene esta ciudad.

La estación de tren de Sant Cugat, situada en el centro de la ciudad, te permite llegar tanto al centro de Barcelona como al resto del interior de Cataluña. 

Así mismo se encuentra rodeado de grandes carreteras y salidas de la ciudad a las que se pueden acceder desde cualquier parte sin demora alguna. 

Destaca su cercanía a la conocida Autopista del Mediterráneo (AP 7), que va desde Francia hasta el sur de España, y desde la cual se accede también al A2, autovía que cruza el nordeste español hasta Madrid.

Se podría decir que está en un punto neurálgico, ya que una vez sobrepasado el parque nacional no hay ningún “impedimento” en alcanzar las principales carreteras. 

Buena oferta cultural, gastronómica y de comercios

Sant Cugat cuenta con una población de casi 100.000 habitantes (92.977 para ser exactos). Con este tamaño no es de extrañar que entre sus calles hayan proliferado comercios, restaurantes y actividades de ocio para la comunidad. 

Destacables son también sus 4 mercados municipales, como los populares mercados del MercatVell y de Torreblanca. 

En cuanto a la oferta cultural Sant Cugat puede presumir de no tener nada que envidiar a cualquier gran ciudad, entre sus atractivos se encuentran museos o el auditorio donde poder disfrutar de grandes conciertos. 

Así mismo cuenta con uno de los enclaves medievales artísticos de Cataluña (y hay quien dice que de Europa), con el Monasterio de Sant Cugat, un recinto único al que visitan miles de turistas cada año y del cual los habitantes de la ciudad pueden disfrutar a diario. 

Colegios y tranquilidad para los niños

Como se puede adivinar, esta localidad es una zona única para criar a un niño. Junto con sus preparadas zonas verdes y parques, se une una buena y abundante oferta de colegios e institutos. 

Es por ello que numerosos padres jóvenes han elegido esta localidad para tener su hogar.

Calidad de vida, al alcance de pocos

Con estas características no es de extrañar que Sant Cugat tenga un nivel de vida superior a la media de Cataluña, lo que se traduce también en la población que la habita. Gente joven con recursos y una renta per cápita de las más altas del país. 

Esto se ve reflejado en precios de las viviendas poco económicos comparados con el resto de las poblaciones de alrededor y un coste de vida más elevado.

Aun así, si eres de los afortunados que te puedes permitir comprar un piso en Sant Cugat, no lo dudes, y disfruta de vivir en un entorno privilegiado con grandes ventajas de gran ciudad pero sin renunciar a la calidad de vida de una población pequeña. 
La gran popularidad de la ciudad, su ubicación inigualable y su calidad de vida, sin duda, convierte el vivir en Sant Cugat en un privilegio de unos pocos. 

Share

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.