Praga, la capital de Bohemia

Enamorados y enamoradas que leáis esto: si hay una ciudad romántica por excelencia que tenéis que visitar esta es Praga, la capital de la República Checa. Es un destino que está en auge por su belleza y tranquilidad aunque cada vez más y más turistas se acercan a conocer los encantos de esta ciudad invadiendo el centro histórico considerado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Orígenes de Praga

Se fundó en el siglo IX para ser capital de los reyes de Bohemia; algunos de ellos llegaron a ser emperadores del Sacro Imperio Romano-Germánico.Luego pasó bajo los dominios de la casa austriaca de los Habsburgo que la convirtieron en una capital de provincia. El 1918 Checoslovaquia se convirtió en un estado independiente. Durante la Segunda Guerra Mundial, fue ocupada por los nazis y liberada por los soviéticos que se la quedaron bajo su manto. Los checoslovacos no pudieron deshacerse del yugo comunista hasta el 1989. El 1993 Praga se convirtió en la capital de la República Checa después de la división de Checoslovaquia.

¿Qué visitar?

Si se quiere ir a los orígenes de Praga se tiene que visitar la zona del castillo. No es un castillo propiamente dicho sino un gran palacio donde los reyes de Bohemia tenían su residencia. Ahora es la sede del Estado checo. Al lado del palacio está la catedral gótica de San Vito. Está dedicada al culto católico y no se finalizó hasta el siglo XX. No muy lejos se encuentra el Callejón de Oro, una serie de casas construidas adosadas a la muralla don se cuenta que los alquimistas hacían sus experimentos para crear oro. En realidad eran casas de trabajadores donde, siglos más tarde, se alojó Kafka.

Cerca del castillo, en la falda del otero, se encuentra el barrio de Malá Strana, un conjunto recogido de callejuelas, palacios e iglesias de don parte el famoso puente de Carlos IV que conecta esta zona con Staré Mesto, o ciudad vieja, atravesando el río Vltava.

Staré Mesto es, quizás, la zona más característica de Praga. El núcleo central es la plaza del ayuntamiento con su reloj astronómico, el más antiguo de su tipo en Europa, y las torres gemelas de la iglesia de Tyn. Desde aquí se puede hacer un paseo por el barrio judío lleno de casa pintorescas hasta llegar a la sinagoga con el cementerio adosado con un fuerte carácter romántico.

Nové Mesto es la extensión de la ciudad antigua que se empezó a construir en el siglo XIV. Destacan las diversas torres de defensa que protegían a la ciudad desde las murallas. También es el lugar donde hay más edificios barrocos y de art nouveau. El centro de esta parte de la ciudad es la plaza de San Venceslao, patrón de Bohemia. Es una especie de rambla en el final de la cual se alza el edificio imponente del Museo Nacional.

En definitiva, Praga destaca por su belleza monumental y por la calidez de su gente. Un lugar para disfrutar de una pequeña escapada romántica con tu pareja. Una ciudad muy abarcable y con un aire melancólico que hará que la recuerdes siempre.

Share

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR