La República de Malta

En el mar Mediterráneo hay bastantes islas pero pocas de ellas constituyen por sí solas un estado. Este es el caso del archipiélago Maltés que conforma la República de Malta. Estas islas están situadas al sur de la gran isla de Sicilia antes de llegar a las costas africanas. Su capital es la Valetta aunque la ciudad más importante es Birkirkari.

Geografía y clima de Malta

Tres son las principales islas de Malta y las que tienen población: Malta, la más grande e importante, Gozo y Comino, puestas en orden de tamaño. Hay también otras pequeñas islas e islotes que no tienen una población estable. A causa de sus dimensiones y de su clima, no posee cursos de agua importantes aunque suficientes para abastecer a la población autóctona. En época de lluvias, que suele ser el invierno, crecen algunos torrentes de poca importancia. Las islas no son demasiado montañosas. Se caracterizan más bien por tener pequeños oteros o colinas sobre la superficie y suaves ondulaciones. El punto más alto es el Ta’Dmejrek de 258 metros de altura sobre el nivel del mar, cosa que ya os hace una idea de cómo es la orografía del país.

Tal y como he apuntado antes, la época lluviosa es el invierno aunque estos no suelen ser muy marcados, es decir, que son muy suaves. Los veranos son secos y cálidos. De hecho, solo existen dos estaciones por lo que convierte a Malta en un lugar perfecto para el turismo.

Un poco de historia de Malta

El origen de Malta es una colonia fenícia llamada Melité que significa miel. De hecho, es un punto estratégico en el Mediterráneo y no es extraño que los fenicios desembarcaran en ella para establecer un enclave comercial. Con el tiempo, las islas quedaron bajo la influencia de Cartago y sufrió ataques muy duros en las Guerras Púnicas de romanos contra cartagineses aunque nunca fue ocupada. Dentro del Imperio Romano, Malta destacaba por la confección de piezas de ropa de seda y lino que eran muy apreciados en todo el imperio.

El peso económico de las islas no fue muy importante dentro de Roma y cuando cayó el imperio pasó a manos de los vándalos y, más tarde, de los árabes. Los normandos la reconquistaron y pasó a formar parte de Sicilia que, por diversas sucesiones dinásticas, llegó a manos de los Anjou de Francia. Sus habitantes se rebelaron contra los franceses y este hecho fue aprovechado por Pedro el Grande, de la Corona de Aragón, para hacerse con el control de las islas.

Después que los caballeros de la Orden de San Juan perdiesen su posesión de la isla de Rodas, la Corona Aragonesa les ofreció Malta que ellos aceptaron y pasaron a dominar durante siglos, pasándose a llamar los Caballeros de Malta. Esta situación duró hasta finales del siglo XVIII cuando Napoleón entro en La Valetta y conquistó en país. Los malteses, descontentos con el gobierno francés, se rebelaron y pidieron ayuda a Gran Bretaña, al Reino de Sicilia y al Reino de Nápoles. Con ellos consiguieron echar a los franceses. En el año 1800 pidieron a La corona inglesa convertirse en dominio británico, dominio que duró hasta el año 1964 en que Malta acordó la independencia con el Reino Unido.

Economía de Malta

Al ser un archipiélago, Malta depende en gran parte de los recursos que llegan por mar desde otros lugares ya sea en productos de primera necesidad como en servicios básico como la electricidad. Su principal fuente de dinero es el turismo. A pesar de todo esto, su economía no se ha visto demasiado afectada por la crisis mundial aunque sí que se han encarecido algunos servicios básicos. Sus bancos pueden presumir de tener unas cuentas saneadas. El país forma parte de la Unión Europea y desde el 2008 está dentro de la zona Euro.

Share

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies