El Palacio del Potala en Lhasa

Palacio del Potala en Lhasa

El Palacio del Potala en Lhasa, con una superficie de trece hectáreas, fue incluido por la UNESCO en la lista de Patrimonio de la Humanidad en el año 1994. Este palacio de invierno de los Dalai Lama desde el siglo VII, está formado por el palacio Blanco y el Palacio Rojo, y expresa la teocracia budista tibetana y su papel central en la administración del Tibet.

La escalera principal del Potala conduce al impresionante conjunto de palacios y templos de los Dalai Lama que se alza en el Tibet, a 3.7000 metros de altura. Los humanos somos increíbles por nuestras construcciones, y más concretamente, todo lo relacionado con palacios y templos, deben revestir por su importancia religiosidad, política y económica, de factores comunes que no difieren mucho de unas religiones a otras, pero este palacio en concreto, destaca por muchos motivos, el primero de todos es su altitud, estar a 3700 metros de altitud es un récord nada desdeñable, y también por la importancia e innovación de querer unir un templo y un palacio en una misma construcción, factor que no se suele dar en muchas partes del mundo.

Sus imponentes muros blancos y la grandiosidad de tener todo un valle ante sus ojos, hacenm que se pueda divisar a gran distancia antes de llegar a él, los grandes recintos abiertos al aire libre, y ante todo el paisaje rugoso y brusco de su alrededor, lo hacen tener un aura especial en sus paredes. En su interior, diferentes salas interiores rigurosamente decoradas contienen diversas estupas y salas dedicadas a Buda y los budas, además, también hay miles de esculturas de todos los tamaños y millares de tang ka, pinturas realizadas sobre seda o papel y enrolladas en cilindros que ilustran l historia del lugar. En el edifico principal y más alto, se encuentran los aposentos del Dalai Lama.

Aunque llegar hasta ese punto es complejo, el Palacio del Potala en Lhasa es quizá una de las grandes maravillas del lejano oriente, y tiene una significación especial tanto para los tibetanos como para los budistas de todo el mundo. Sin duda, un lugar realmente especial y lleno de verdaderos tesoros en todas sus paredes.

Share

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies