Edimburgo, la capital de Escocia

Entre sus verdes montañas, se planta Edimburgo, la capital de Escocia, una de las ciudades europeas que vale y mucho la pena de visitar, ya que sin duda, contiene en sus adentros una cantidad nada desdeñable de monuments y lugares especiales para visitar. Edimburgo no consiguió el fuero de capital de Escocia hasta el reinado de Jacobo IV (1488-1513). A partir de entonces, la población llegada de toda Escocia empezó a dejar pequeño su centro histórico, por lo que alrededor de 1700 se construyó una nueva ciudad de estilo georgiano. La capital de Escocia se ha convertido en la segunda ciudad más importante a nivel económico de las Islas Británicas, y además, alberga en sus calles el nuevo Parlamento Escocés, así como un sin  fin de monumentos. A nivel cultural, uno de sus principales atractivos es el festival de agosto, que está considerado una de las mayores manifestaciones artísticas del mundo, en él se combinan nada más y nada menos que teatro, danza, ópera, música y ballet. Nada mal.

Cómo desplazarse por la capital de Escocia

El centro de Edimburgo es bastante compacto, eso lo hace especialmente idóneo para gastar suela de zapato, aunque la bicicleta y su extensa red de buses tampoco es mala idea. Por el contrario, al ser un casco antiguo medieval, el uso del coche puede ser un verdadero calvario, con pocos sitios para aparcar, calles estrechas, normativas para fomentar el desplazamiento a pie y ante todo atascos considerables. Sin duda, la bici o ir caminando es la mejor forma de visitar toda la parte central de la ciudad.

Lugares que no puedes dejar de ver de la capital de Escocia

  • Calton Hill: Una zona con muchas esculturas neoclásicas, y un monumento a medio acabar en honor de los caídos en las guerras napoleónicas.
  • Castillo de Edimburgo: El papel des castillo fue variando con los años, así que el conjunto es un variado elenco de edificios, que van desde fortaleza, palacio, cuartel militar a prisión. Era el lugar de residencia de los reyes hasta la unión con Inglaterra. Las joyas de la corona escocesa se pueden visitar en este castillo, justo en el lugar donde María dio a luz a Jacobo VI. A parte también puedes visitar la St Margaret’s Chapel, el edificio más antiguo del castillo, así como el Gran Salón, que fue el parlamento hasta el 1639.
  • Greyfriars Kirk: Es una iglesia con un pasado increíble, aquí se vivieron varios capítulos relacionados con las guerras de religión en Escocia, además, también encontrarás una simpática historia, una escultura a Bobby, un perro que vivió de forma fiel durante años al lado de la tumba de su amo.
  • National Gallery of Scotland: Diseñada en 1859, contiene grandes colecciones de alto nivel, es un lugar donde rendirte simplemente al arte.
  • New Town: Esta fue la primera fase de la nueva ciudad para solucionar los problemas en la zona antigua. Podemos visitar las lujosas casas de la Charlotte Square, también vale la pena visitar la Georgian House y la Moray Estate.
  • Palace of Holyroodhouse: Se trata de la residencia de Isabel II en  Escocia. Además, guarda en sus paredes miles de historias del pasado más legendario de la realice escocesa.
  • Royal Mile: Es quizá el punto con más museos y edificios antiguos de la ciudad, era la antigua principal artería de la ciudad, así que es altamente recomendable hacer un vistazo. Encontrarás la Tartan Weaving Mill, Camera Obscura, Gladstone’s Land, Writters’ Museum o la catedral de St Giles.
  • Royal Museum: Un edificio victoriano que ya de por si vale la pena de visitar, pero en su interior y después de algunas remodelaciones vamos a encontrar realmente de todo y para todos.
  • Scottish National Portrait Gallery: Una exposición de todo lo relacionado con los Estuardo que hará tus delicias.

Share

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies