Cagliari, aires catalanes en Cerdeña

Cagliari (en español, pronunciado Callari) está situada al sur de la isla de Cerdeña, en la desembocadura del río Mannu, y es capital de la isla y de la región autónoma de Cerdeña. En sardo, la lengua oficial de la isla, su nombre es Casteddu de Callaris. Es una de las principales ciudades de Italia separadas por mar.

Un poco de historia de Cagliari

Se dice que Cagliari fue fundada por los fenicios o los cartagineses en el siglo VII a.C. Antiguamente se llamaba Caralis y era la ciudad más grande de toda la isla. Aunque no se la cita en ningún documento durante la conquista romana, Cagliari se fue haciendo más importante con el paso de los años aunque tiene un peso menor en la historia con mayúsculas. Los acontecimientos importantes de la antigüedad como las Guerras Púnicas o las diversas guerras civiles dentro del Imperio Romano, le pasan a la ciudad muy de refilón y también a la isla que, sin embargo, era un punto clave en el control del Mediterráneo. Así lo entendieron los bizantinos que intentaron dominar la ciudad frente a los ataques musulmanes que controlaban toda la zona. Y también lo consideraron los catalanes que, asediada y conquistada la ciudad, obtuvieron el control de toda la isla y se quedaron aquí durante muchos siglos, en concreto del XIV al XVIII. Los catalanes trajeron consigo toda la administración y hicieron de Calgliari y de Cerdeña un lugar clave en su expansión comercial por el Mediterráneo.

La dominación catalana duró hasta el final de la Guerra de Sucesión cuando la isla pasó a formar parte del Imperio Austriaco aunque los habitantes de la isla dieron soporte a Felipe V. Más tarde, el control de la isla fue transferido a los Savoya que instauró el Reino de Cerdeña. Después de unas décadas un poco convulsas con los franceses y los Savoya en permanente lucha por los territorios, el consejo general de Cagliari pidió entrar formalmente en la unión italiana de la que ya no salió hasta nuestros días.

Como consecuencia del amplio dominio catalán, el idioma catalán fue durante mucho tiempo oficial en la ciudad y en la isla y la gente lo hablaba a parte del sardo. El escudo de la ciudad, hasta finales del siglo XVIII, lucía la bandera catalana.

Cosas que visitar en Cagliari

De la época romana se conservan restos como el anfiteatro, donde en verano se continúan haciendo representaciones,  y un acueducto. También hay restos menores como cisternas y sepulcros.

Pero si que quiere tener un bonita panorámica de la ciudad hay que ir al castillo que se alza en el medio de la Cagliari antigua. Desde él se ve la mejor vista, con el mar al fondo. De la parte antigua también destaca la catedral de Santa Maria empezada a construir en el siglo XIII y con importantes reformas a lo largo de los años que le permiten contar con diversos estilos arquitectónicos.  Sus capillas cubiertas de mosaicos son un verdadero espectáculo. Alrededor de la catedral se respira el aire medieval con las callejuelas estrechas, hoy llenas de tiendas dedicadas al turista. De las torres que defendían la ciudad, queda en pie la llamada torre del Elefante. Cerca se encuentra el Museo Arqueológico don de se concentran muchas piezas encontradas en excavaciones por toda la isla que recuerdan el pasado de los sardos.

Fuera de la ciudad antigua también hay lugares de interés como en la zona de la Marina y Stampace donde hay algunas iglesias notables de estilos que van desde el renacentista hasta el rococó. La iglesia de Santa Eulalia posee en su subsuelo restos de calzada romana y guarda un rico tesoro litúrgico.

Por todo esto y mucho más, vale la pena llegar a la rica isla de Cerdeña y, a parte de darse un baño en sus aguas cristalinas, hacer un poco de visita cultural que siempre va bien para enriquecer nuestra mente.

Share

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies