Albarracín: un gran descubrimiento

Vista de la ciudad medieval de Albarracín

Uno de los destinos que debes tener en cuenta si viajas por Teruel es Albarracín. Se trata de un pequeño enclave entre dos montañas, a un lado la típica montaña de piedra de Aragón, y al otro un pequeño rio y una zona de campos de una belleza excepcional, y que no encajan del todo con el típico paisaje de Teruel: todo un oasis.

Lo primero a destacar es que hay zonas de parquin gratuito y bien señalizado, así como zona de césped para comer y pasar el rato, no habrá problema para aparcar el automóvil. Una vez listos, podemos iniciar la visita por sus pequeñas calles medievales, todas ellas cuidadas y limpias. Durante los meses de verano hace mucho, pero que mucho calor, y encontrar esas sombras entre las calles empedradas es toda una maravilla. Los naturales de la zona dicen que “en Albarracín hay 9 meses de invierno y 3 de infierno”.

Unos cuantos apuntes rápidos sobre la historia de Albarracín

Albarracín fue un punto vital en la defensa morisca contra los cristianos durante la edad media. El nombre de Albarracín proviene del nombre de la familia musulmana que fundó la ciudad, la familia Aben Razin, y que de hecho, también asentó un pequeño reino taifa en la zona con el mismo nombre. Con el avance de los cristianos por el norte, fueron los reyes aragoneses los primeros en intentar su toma, pero esta fue del todo infructuosa. Poco después entran en juego los señores de Lara, que no solo se hicieron con Albarracín durante bastantes décadas, también consiguieron de facto mantener la independencia de los grandes reinos de la zona.
Su punto estratégico en el mapa, sus murallas así como sus torres, hicieron que los reyes de Aragón pusieran todas sus fuerzas hasta que se hicieron con ella, aunque es cierto que fue Jaume I de Barcelona, algunas décadas más tarde, quien le concedió grandes privilegios y consolidó la ciudad, aparte de hacerla sede episcopal.

¿El pueblo más bonito de España?

En la actualidad, Albarracín es uno de los principales puntos de interés turístico de la zona, y también está considerado uno de los pueblos más bonitos de España. Sus casas colgantes, de un color rojo muy especial le dan una perspectiva completamente única.

A parte de paseas por sus calles, es recomendable subir a las diferentes fortificaciones, solo en lo más alto de ellas, se entiende porqué era un punto estratégico: a un lado la montaña, al otro un río y campos fértiles, y un poco más al fondo arboledas que invitan a soñar con miles de historias y leyendas.

Libros y referencias

 

Share

2 Comments
  1. 30 noviembre 2013
  2. 1 noviembre 2014

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.